Los primeros pasajeros de la estación Lanús

Las crónicas del 9 de enero de 1867 cuentan que los señores Gandolfo, López, Páez, Bigliotti y Volante fueron los primeros en subirse al tren, en Lanús.
Con trajes oscuros y sombreros, los cinco arribaron al vagón que iba hacia Lomas de Zamora. Hasta ese día, el Ferrocarril del Sud, hoy Roca, que hacía el trayecto Constitución - Jeppener, nunca se había detenido en la zona.

Tenía su primera parada en la estación Barracas (la actual Yrigoyen). Llegar hasta allí le demoraba diez minutos, y 25 más arribar a Lomas, la segunda del recorrido. Lanús no figuraba en el diagrama inicial previsto por la empresa.

La historia del tren, cuyo trayecto fue habilitado en octubre de 1865, pronto s cruzó con la del comerciante Anacarsis Lanús. Este descendiente de franceses se había establecido en la zona en 1854.

En cuatro años ya había comprado 270 hectáreas, incluidas las de la vía. Edward Banfield, gerente del Ferrocarril del Sud, le aconsejó donar parte de sus tierras para establecer una parada facultativa: como todavía no había una población estable, el tren se detendría sólo si había pasajeros que querían subir o bajar de él. Anacarsis Lanús aceptó con gusto.

La fracción donada no estaba ubicada exactamente donde hoy está la estación, sino unos 100 metros antes (partiendo de Constitución), aproximadamente entre las actuales calles Sitio de Montevideo y Eva Perón. Así, Lanús se estableció como la primer parada creada fuera del recorrido original.

Desde entonces, todo pasajero que quisiera descender allí, debía avisárselo al guarda antes de salir de Constitución. Y para quienes deseaban subir en esa parada, se izaba una bandera que le avisaba al maquinista que debía detenerse.
El primer jefe de estación fue Juan Doran. Había en el lugar una pequeña sala de espera, la boletería y un baño, todo construido en madera.

La estación Lanús oficializó su nombre por decreto del 8 de setiembre de 1867, firmado por el presidente Bartolomé Mitre y el ministro de Obras Públicas Norberto de la Riestra. El 15 de octubre de 1868 fue incluida dentro del esquema de Ferrocarril del Sud, ya con horario establecido. Por la única vía pasaban tres trenes por día (ida y vuelta), a unos 25 Kilómetros por hora.

Muchos consideraban que tanta velocidad era peligroso. Por ejemplo, el hacendado Santiago Plaul, a quien Anacarsis Lanús le ofreció en venta parte de sus campos, no acepto "por la seguridad de sus hijos". En 1884 se inauguró la doble vía, lo que incrementó en tráfico de trenes.

El sigo XX arranco con cambios. En 1901 se construyó la estación - en el lugar donde hoy se encuentra -, de material y con techo de tejas. Para ese entonces, el movimiento de gente iba creciendo: ya movilizaba unos 25.000 pasajeros por mes. En 1912 las vías se ampliaron a cuatro. Para ello tuvieron que correr 12 metros la calle Santa Clara (actual Joaquín V. González). También en ese año se construyó el puente peatonal que cruza las vías, armado con estructuras prefabricadas en Liverpool.

Se puede afirmar que el pueblo de Lanús nació con la estación. Permitió la organización del transporte y la valorización de las tierras. A su alrededor se estableció uno de los poblados más importantes del conurbano. Aquellos cinco primeros pasajeros, sin saberlo, se subieron de una vez y para siempre al tren de la historia. y ya no podrán bajarse más.

Fuente: Museo y Archivo Histórico Municipal Juan Piñeiro

  Ir a menú historia
  Ir a pagina principal

   Copyright © 2001 Daniel M. Di Leo.  Reservados todos los derechos.
   Revisado:04 de Octubre de 2002.